« Atrás

Mª del Mar Guerrero Manzano

Mª del Mar Guerrero
  • Mª del Mar Guerrero Manzano

  • Atrás
  • Vicerrectora de Relaciones Institucionales e Internacionalización de la Universidad de Extremadura

  •  

    Cuando anualmente me reúno con los estudiantes seleccionados en nuestra universidad para participar en un programa de movilidad e intercambio, me gusta empezar transmitiéndoles mi más sincera enhorabuena por la excelente oportunidad tienen ante ellos, un reto que, estoy convencida, aprovecharán de manera intensa en su período internacional fuera de la Universidad de Extremadura.

    Disfrutar de una beca de intercambio permite vivir un sueño, durante esos meses todo será posible y todo será nuevo, y cualquiera que sea el destino elegido a través de los diferentes programas, ha pasado a convertirse en uno de los elementos que mejor y en mayor medida marca la diferencia. La movilidad es un valor añadido, un plus. En lo profesional, la movilidad es uno de los aspectos más valorados para acceder al mercado laboral. En un mundo globalizado como el que vivimos en la actualidad, las empresas valoran las competencias diferenciales que adquieren los jóvenes que han optado por estudiar una época de su vida en el extranjero: habilidades sociales, iniciativa, movilidad o visión global del mundo son algunas de las cualidades que poseen estos candidatos después de una experiencia de este tipo, que les proporciona mayor solidez académica.         ¿A qué empresa hoy en día no le interesa incorporar a sus equipos jóvenes con este perfil? Los estudiantes internacionales están dispuestos a asumir retos en entornos multiculturales y sobre todo, tienen flexibilidad y capacidad de adaptación a los cambios que puedan surgir en su trayectoria profesional, unido al conocimiento de idiomas.

           El Programa Recruiting Erasmus es un buen instrumento para ello. Hoy resulta cada vez más necesario contar con los mejores profesionales, atrayendo el talento que se necesita en cada momento. Las empresas coinciden, los estudiantes con perfil internacional ocupan un lugar preferencial en sus fuentes de reclutamiento, ahora más que nunca, es muy importante contar con talento de estas características para poder hacer frente a los retos planteados en este nuevo marco de expansión hacia nuevos mercados. Se trata de personas dinámicas con gran energía y entusiasmo, que han desarrollado a lo largo de su período en el extranjero unas capacidades diferentes a las del resto de estudiantes, -auténticos emprendedores-, algo que hoy tanto necesitamos.

    También en la vida académica y universitaria, al vivir un nuevo contexto académico y formativo, distinto de la UEx, se obtienen indudables ventajas. Pero por encima de todo, un plus personal, al poder disfrutar experiencias que nunca olvidarán, hacer amigos para toda la vida, viajar por el mundo, etc. Este tipo de becas son algo muy especial, algo único que transforma la vida y la manera de pensar del que lo vive. En definitiva, mayor amplitud de miras y de relaciones sociales. Al mismo tiempo, aumentan las competencias lingüísticas y por encima de todo, mejoran su capacidad de solucionar problemas y madurarán.

           En palabras de Sofía Corradi, impulsora del programa ERASMUS y recientemente galardonada con el Premio europeo Carlos V de la Fundación Academia Europea de Yuste, "Ser ERASMUS, -y yo lo hago extensible a cualquier programa de movilidad e intercambio-, te hace mejor persona."

    Para poder obtener todos esos beneficios, las becas deben ser suficientes y adecuadas, con el objetivo de que nadie, reuniendo los requisitos para ello, se quede sin poder participar por no contar con suficientes recursos económicos. Por ello, el reciente anuncio del Secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades de destinar más ayudas los programas de movilidad internacional permitirá que estudiantes con pocos recursos pueda contar con mayores ayudas para participar en los diferentes programas de ERAMUS+.  Es un gran avance también que sean 7 los meses que se financian en vez de los 5 que era el máximo financiado hasta ahora. Esperamos que en poco tiempo se cubran la totalidad de las estancias, sea cual sea su duración.

    Por otro lado, que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte haya decidido unificar los programas de movilidad "Erasmus.es" y "Erasmus+" en un único programa es una excelente noticia que responde a una demanda que las universidades españolas llevábamos haciendo desde hace tiempo. Ambos programas, uno financiado con fondos del Gobierno con becas más cuantiosas y requisitos académicos más exigentes, y otro financiado por la UE, generaban importantes problemas de gestión en las universidades así como desorientación a los alumnos, por lo que la unificación de las dos convocatorias es muy positivo.

           Indudablemente, como no podía ser de otra manera, la Universidad sale fortalecida en todo este proceso. En nuestros campus está plenamente normalizado el hecho internacional. En un contexto de creciente globalización social y económica, la internacionalización de las universidades ha pasado de ser una actividad marginal a convertirse en un tema de máxima actualidad e importancia. La internacionalización es un elemento clave en el EEES y en la universidad es pues, un proceso indisoluble del de modernización, constituyendo su eje transversal. La universidad del siglo XXI o es internacional o no es universidad, ambos conceptos van necesariamente ligados.