« Atrás

Jaime Conde

  • Jaime Conde

  • Erasmus en París

Atrás

¿Por qué decidiste irte de Erasmus?

Principalmente, para dar respuesta a la inquietud. Para saciar la curiosidad. Para enriquecerme, tanto en lo académico como en lo personal. Para salir, para vivir, para aprender. Por estas y otras muchas razones, no podía dejar escapar la oportunidad.

¿Qué destino escogiste?

París. En mi caso, lo tenía muy claro desde el principio. Soy producto del sistema educativo francés, de cabo a rabo, de preescolar a bachillerato. Tenía una deuda pendiente con Francia y quería cerrar el círculo. Elegir París después fue muy sencillo: es simple y llanamente maravillosa.

¿Conocías el idioma del país de destino ¿Te costó mucho aprenderlo?

Sí, gracias a mi escolaridad. Al dominar el idioma de antemano, resultó más rápida a la vez que profunda la integración.

¿Qué valor añadido aportó el Erasmus a tu experiencia académica?

Especialización, ampliación del conocimiento de numerosas materias, manejo del negocio en otro idioma y dominio de técnicas alternativas de estudio y trabajo.

¿Qué aprendiste?

A ser autónomo, a estudiar de forma distinta, a enfrentarme a situaciones y contemplar y desarrollar soluciones de forma distinta. En definitiva, aprendí otro modo de funcionar.

¿Crees que los estudiantes que os vais a otro país a cursar vuestros estudios tenéis más facilidad para encontrar trabajo?

Me gusta pensar que sí. Si no es por el valor añadido que aporta la experiencia académica, es por la inquietud que despierta la experiencia vital. Además, el mercado de oferta de trabajo se expande al extranjero, lo cual multiplica las oportunidades. 

¿Cómo conociste el programa Recruiting Erasmus?

Desafortunadamente, lo conocí tarde, cuando ya estaba trabajando en Cepsa. De haberlo conocido en la universidad, antes de introducirme en el mercado laboral, estoy seguro de que me hubiera servido de gran utilidad para encontrar trabajo.